fbpx
Gestión emociones y sentimientos | Psicóloga y Coach en Valencia Inma Martínez

Gestión de emociones y sentimientos

Antes de aprender a gestionar las emociones, necesitamos saber qué son y para qué sirven.

¿Qué son las emociones? ¿Qué son los sentimientos?

Las emociones nos informan que se ha producido un cambio interno o externo (real o imaginado), y que requiere de una acción por nuestra parte.

 Las emociones básicas son:

  • el miedo: Nos informa de un peligro, y nos invita a huir, o a defendernos.
  • La ira: Es que sentimos que nos han atacado y requiere defensa y límites.
  • La alegría: Cuando hemos alcanzado algo valioso para nosotros y queremos compartir nuestra alegría con los demás.
  • La tristeza: Hemos perdido algo importante y realizamos introspección para analizar la causa de la perdida.

 

Tenemos que distinguir entre emociones y sentimientos, las emociones son rápidas, a presente y los sentimientos y estados emocionales, permanecen más tiempo, y no siempre se deben a circunstancias presentes.

Reconocer y nombrar nuestras emociones

Como vemos las emociones, son información, y el primer trabajo para una buena gestión emocional es reconocer las emociones.  Debemos aprender a cultivar la conciencia emocional, observando nuestras emociones sin juzgarlas ni reprimirlas.

Reconocer y nombrar nuestras emociones nos permite entender mejor su origen y su impacto en nuestro bienestar emocional y físico. Las prácticas de atención plena nos ayudan a regular nuestras emociones, reducir el estrés y mejora nuestra capacidad de toma de decisiones en coherencia con nuestros valores.

COACH PERSONAL EN VALENCIA

Coach y Psicóloga especializada en Coaching invidual

Gestionar los sentimientos

Los sentimientos están estrechamente relacionados con nuestras creencias y valores. Es importante explorar cómo nuestros pensamientos influyen en nuestras emociones y viceversa. Identificar y cuestionar las creencias limitantes nos permite liberarnos del ciclo de pensamientos negativos que perpetúan sentimientos no deseados, abriendo espacio para una mayor claridad y bienestar emocional.

Resiliencia emocional como herramienta

La resiliencia emocional es una habilidad clave en la gestión de emociones y sentimientos. La forma de cultivar la resiliencia es a través de prácticas como el autocuidado, la auto-compasión y la adaptación. Fortaleciendo nuestra capacidad para adaptarnos y recuperarnos frente a los desafíos, nos convertimos en maestros de nuestra propia experiencia emocional, capaces gobernar nuestro mundo emocional a pesar de las circunstancias.

Las emociones no son positivas o negativas, son información, los estados emocionales y sentimientos sí pueden tener un carácter poco adaptativo, alimentado de pensamientos y limitaciones.

Es importante explorar estrategias para canalizar la energía emocional de manera productiva, aprovechando su poder para impulsarnos hacia adelante en nuestro camino hacia una vida plena y significativa.

La gestión de emociones, sentimientos y estados emocionales es un viaje de autoconocimiento y empoderamiento que nos invita a realizar una exploración con curiosidad y compasión. 

Gestionar nuestras emociones y sentimientos a través del Coaching

El coaching puede ser una herramienta poderosa para ayudar a gestionar emociones y sentimientos de varias maneras. Aquí hay algunas formas en las que el coaching puede ser útil en este sentido:

  1. Autoconciencia emocional: Los coaches pueden ayudar a sus clientes a desarrollar una mayor autoconciencia emocional, lo que implica comprender y reconocer sus propias emociones y cómo estas afectan sus pensamientos, comportamientos y decisiones.
  2. Exploración de creencias limitantes: A menudo, nuestras emociones están influenciadas por creencias limitantes que hemos desarrollado a lo largo del tiempo. Un coach puede ayudar a identificar y cuestionar estas creencias, permitiendo así un cambio en las emociones asociadas.
  3. Desarrollo de habilidades de afrontamiento: Los coaches pueden enseñar técnicas y estrategias para lidiar con emociones difíciles, como la respiración consciente, la meditación, la visualización o el mindfulness.
  4. Establecimiento de metas emocionales: Trabajar con un coach puede ayudar a establecer metas emocionales específicas y desarrollar un plan de acción para alcanzarlas. Esto puede implicar identificar qué emociones desean experimentar más o menos frecuentemente y cómo llegar a ese estado emocional deseado.
  5. Gestión del estrés: El coaching puede proporcionar herramientas y técnicas para manejar el estrés de manera más efectiva, lo que a su vez puede ayudar a regular las emociones y promover un mayor bienestar emocional.
  6. Mejora de las habilidades de comunicación emocional: Un coach puede trabajar con sus clientes para mejorar sus habilidades de comunicación emocional, lo que puede fortalecer relaciones personales y profesionales y reducir conflictos emocionales.

En resumen, el coaching puede ser una herramienta valiosa para ayudar a las personas a entender, gestionar y utilizar sus emociones de manera más efectiva en diversos aspectos de sus vidas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Picture of Inma MArtínez

Inma MArtínez

Psicóloga experta en coaching, comunicación y programación neurolingüística.

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?